Terapia Familiar - Terapia de Pareja

Una Ayuda para Mejorar Patrones de Conducta 
Las complejas situaciones que se plantean en la vida cotidiana actual de cada familia, hace que muchas veces se generen dificultades en las relaciones, que necesitan ayuda para ser resueltas.
Uno de los principales objetivos de la Terapia Familiar y de Pareja es poder modificar patrones negativos de conducta que obstruyen el óptimo desarrollo de la pareja o la familia.
La Terapia Familiar se basa en un enfoque sistémico, este enfoque considera a la familia como un sistema cuyos miembros interactúan y afectan entre si. Esto significa que cuando uno de los miembros de la familia tiene un conflicto, este se manifiesta y afecta al resto.
Las sesiones pueden llevarse a cabo con toda la familia o con sus miembros por separado, dependiendo de las necesidades y conforme se vaya desarrollando el tratamiento.
Debemos considerar la posibilidad de que todos los miembros puedan colaborar en la recuperación del equilibrio familiar necesitando contar con el compromiso y la presencia de cada uno de los miembros de la familia, aunque muchas veces sucede que no todos concurren, situación que no impide que dicho tratamiento pueda realizarse, en ese caso solo se trabajara con aquellos que si puedan asistir a las entrevistas.
Es frecuente que sean otros profesionales los que orienten a la familia a trabajar desde un abordaje familiar. Los padres suelen ser derivados por el Pediatra, el Psicopedagogo, y los Terapeutas que atienden al o los niños de la familia, considerando que si no se trabaja con todos sus miembros, las intervenciones individuales resultan insuficientes.
La necesidad de una Terapia Familiar puede darse a partir de cierto desequilibrio vivido en la familia. Este desequilibrio puede ser originado a partir de cambios o necesidades diferentes en uno o varios de los miembros como por ejemplo, la falta de empleo de uno de los padres, el nacimiento de un hijo, el cambio de escuela, la llegada de un hermanito, una mudanza, la separación de los padres, la independizacion de los hijos, el fallecimiento de un ser querido, etc. situaciones que desestructuran o afectan el desarrollo que la familia venia llevando hasta el momento, situaciones que para algunos puede ser natural y frecuente para otros puede ser vivido como una situación conflictiva y traumática pudiendo generar un malestar difícil de sobrellevar.
En algunos casos es posible que dicho abordaje necesite de la intervención interdisciplinaria de otras áreas de la salud como Psiquiatras, Neurólogos, Psicopedagogos, Fonoaudiologos, Trapistas Ocupacionales entre otros, de a cuerdo a las necesidades del caso, de ser así esto le será comunicado a la familia de manera de poder realizar un abordaje que contribuya aun más con el tratamiento.
En una familia con niños pequeños es conveniente la consulta ante la aparición de los primeros síntomas que es aquello que nos hace pensar que algo marcha diferente a lo esperado. Muchas veces una consulta a tiempo evita una dificultad mayor y un mejor entendimiento del malestar y una pronta recuperación del equilibrio perdido tanto en el individuo como en la familia.
En el caso de la Terapia de Pareja si bien la dinámica de trabajo es la misma que en la Terapia de Familia, en este caso SOLO concurre la pareja y SI es necesario que ambos concurran para que dicha terapia se lleve a cabo, y para que puedan darse los cambios de manera efectiva, de lo contrario el trabajo se realizara de manera individual con la persona demandante del conflicto.

Cabe destacar que en la mayoría de los casos cuando la demanda se realiza de manera espontánea, la primera consulta suele hacerse por uno de los miembros de la familia o de la pareja, y luego a partir de un diagnostico situacional, se evaluara el tipo de terapia que amerite cada caso en particular: necesidad de una Terapia Individual, Terapia de Familia o de Pareja.

Lic. Roxana Bandiera
Psicóloga
M.P. 45.809

 

CRISIS DE PAREJA. QUE ES. COMO AFRONTARLA.


Cuando una relación de pareja comienza a deteriorarse y se inicia una etapa de padecimiento y malos tratos, falta de comprensión o comunicación agresiva y/o la distancia va incrementándose, es momento de plantearse la posibilidad de buscar ayuda. La pareja es cosa “de a par” “de a dos”, y es por eso que si bien hay veces en que uno nota el problema primero, el otro miembro de la pareja tiene que estar dispuesto a colaborar en el cambio. Si no es así, los cambios no tendrán la eficacia esperada. Si bien uno solo puede realizar la consulta primero, son los dos los que tienen que ver la necesidad de un cambio y comprometerse a colaborar. Un factor predisponerte para la crisis de pareja es la falla en poder generar una comunicación productiva. Engancharse en discusiones triviales y a menudo hirientes tratando de “imponer” (a la fuerza) nuestro punto de vista, en detrimento de la opinión del otro, generando una lucha de poder en el que ambos pierden. Puede ocurrir así mismo, que la comunicación esta basada en la distancia y el ignorarse mutuamente, lo que contribuye a “matar” la relación lentamente. Las presiones sociales actuales y el ritmo laboral cotidiano llevan a no disponer de un tiempo para la pareja y la comunicación en familia, contribuyendo a una comunicación disfuncional y posterior disminución de la calidad de vida.
Otro problema frecuente es la falta de aceptación de las peculiaridades del otro. Cuando en realidad la aceptación del otro nos puede conducir a un enriquecimiento mutuo enriqueciéndose a su vez como pareja. Es importante destacar que lo que mejor predice la calidad futura de un matrimonio es la manera en como la pareja maneja los conflictos y los desacuerdos que son inevitables en cualquier relación significativa. Aprender a discutir sin entrar en una competencia, y esto es muy importante porque a veces se cree que el que cede esta “perdiendo” y el otro por ende “ganando” es por eso que antes de comenzar con la puesta en practica de las técnicas necesarias para mejorar el vinculo de pareja, hay que escuchar e identificar el punto de conflicto, no siempre se trata de cambiar al otro a veces hay que saber escucharSE(escuchar al otro y a uno mismo) a fin de llegar a conocerse y saber qué necesita el otro y no solo discutir para “descargarse” llegando a un desgaste personal progresivo que hace que ya no sigamos pensando en mejorar el vinculo. Muy frecuentemente las discusiones comienzan por algo que molesta del otro, muchas veces es uno el que las provoca, otras es el otro pero si no paran y se observan y escuchan, muy rara vez encuentren una solución al conflicto. Hay que dialogar mucho antes de tratar de imponer un cambio sino es muy difícil sostenerlo, hay que poder lograr acuerdos, en los que siempre hay que ceder algo y eso no es debilidad sino comprensión y tolerancia. La comunicación es la mayor falencia en las parejas, se echan “culpas” y hablan de “VOS” sin aparecer el “YO” provocando que el que escucha se sienta atacado y que lo que podía ser un dialogo se transforma en un monologo de descarga.El punto es tratar de elaborar de a poco el NOSOTROS, muy frecuentemente las parejas viven juntos pero “separados” sin tener conciencia de estar compartiendo una relación, una familia, un hogar. Generalmente no se acuerdan roles, se da por sentado que uno hace una cosa el otro la otra, pero a veces hay que hablar para acordar, aquello que es obvio para uno puede no serlo para el otro, ambos vienen de familias diferentes con pautas diferentes y costumbres que pueden ser muy distintas a las de la pareja, por eso es importante saber qué podemos ceder para ser felices y saber cuales no cedería y en que punto es aceptado por el otro. Es importante no esperar a estar en el límite de ruptura de la pareja, siempre es importante consultar antes de que la relación se desgaste del todo. La Terapia de pareja trata de ayudar a ambos miembros a reconocer e incorporar habilidades saludables de comunicación con el objetivo de modificar patrones de relación disfuncionales que afectan a la relación de pareja ,otorgando herramientas que les permita afrontar de manera productiva los conflictos cotidianos, si esto no sucede, se enfocara el trabajo hacia un proceso de separación que no sea destructivo, si consideramos la posibilidad de la presencia de hijos en la pareja esta opción seria la más adecuada ante la dificultad de la pareja de afrontar la situación.Es importante evaluar cada uno de estos puntos. Intentando introducir un cambio en la estructura y funcionamiento conyugal, que se supone aumentará ante la presencia de los hijos donde la atencion hacia cada uno tendrá una variación que deberá considerarse dentro del sistema familiar. Lo importante de poder vivir en pareja es disfrutar el uno del otro. Aprender a discutir, a compartir, a apoyarse mutuamente, a crear proyectos juntos, pero por sobre todo respetarse y aprender a escucharse.
Lic. Roxana A. Bandiera
Psicóloga MP 45.809

Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección. Antoine de Saint-Exupery
El matrimonio es un viaje con rumbo desconocido, en el que los integrantes deben compartir no sólo aquello que cada uno ignora del otro, sino también lo que desconocen de sí mismos. Michael Ventura

 

Página 2 de 2

C.a.f.e.r.
Centro de Ayuda a la Familia En Riesgo
Dirección: Bolivar 4252
(C.P. 7600) - Mar del Plata -Buenos Aires - Argentina
Copyright © 2014
Todos los Derechos Reservados
C.a.f.e.r.
Centro de Ayuda a la Familia En Riesgo
C.a.f.e.r.
Horarios de atención
lunes a viernes de 9 a 20 hs
Teléfono : (0223) 475-9485